Quilmes venía de un contundente triunfo por 3 a 0 sobre San Lorenzo después de una semana complicada en la que no había concentrado por un importante atraso salarial y esta noche ratificó esa acción con otra buena victoria, y en carácter de visitante, sobre Vélez Sarsfield, por 2 a 1, completando así la programación pendiente de la séptima fecha de la Zona 1 del campeonato de primera división.

Un discreto primer tiempo se observó en el José Amalfitani durante el anochecer de este domingo de Pascuas, con Vélez tomando la iniciativa levemente, aunque no pudiendo ensamblar nada claro de 3/4 en adelante por su falta de peso ofensivo, especialmente porque extrañó una referencia de área como la del lesionado Mariano Pavone.

Quilmes por su parte tuvo alguna chance en base a desinteligencias defensivas del local, pero no las aprovechar. Partido mediocre en definitiva, aunque estaba bien el empate, con ‘apenitas’ algo más de Vélez.

Los dos goles y las emociones repartidas llegaron en los seis minutos finales, ya que a los 39 Jorge Correa probó de media distancia, la pelota se le movió al arquero Silvio Dulcich y la sacó hacia un costado, pero en el rebote la tomó Yamil Asad, tocó de nuevo hacia dentro y el ‘Coco’ definió de zurda.

Pero cuando parecía todo felicidad por Liniers apareció la inexorable ‘ley del ex’, con pedido de disculpas y gesto de cuasifastidio por haber cumplido con su deber de Ezequiel Rescaldani, quien capitalizó un rebote en el borde del área chica y definió con el arco vacío.

velez quilmes 2

Todo volvió entonces a la ‘normalidad’, o mejor dicho a la mediocridad incial del primer tiempo en el arranque del segundo, algo que se prolongó hasta los 25 minutos, cuando Sebastián Romero picó en aparente posición adelantada y cedió para Brian Mansilla, que ingresando por derecha y con el arco descubierto puso el 2-1 que iba a resultar definitivo.

Pero más allá de una probable irregularidad que el árbitro Jorge Baliño pasó por alto, fue indudable la falta de conectividad entre líneas de los dirigidos por Christian Bassedas a la hora del retroceso.

De allí en adelante Vélez acusó el golpe y se fue diluyendo. Quilmes hizo su negocio, porque aprovecho esta nueva situación del gol y luego espero.

En definitiva el partido pudo ser para cualquiera, pero Vélez es un equipo que por momentos genera expectativas pero también peca de ingenuo y sufre por eso. Y cuando Cristian Nasuti volvió a ver la tarjeta roja con 10 minutos (descuento incluido) por jugar, el partido se terminó, máxime teniendo en cuenta que el expulsado fue uno de los referentes y la responsabilidad de darlo vuelta recaía en los pibes.

Fue de esos partidos que Vélez no se lo lleva por ser un equipo joven y Quilmes, con poco, se quedó con tres puntos muy valiosos. El paraguayo Cáceres fue de lo ‘mejorcito’ en el local y el experimentado ‘Chirola’ Romero en la visita.

Via: Télam

Dejar una respuesta