“Fue empuje, garra y huevo “, palabras de el goleador Wanchope Ábila, autor del gol sobre la hora del globo, que logro empatar 1 a1 ante los de Guede, y jugando con un hombre menos los últimos 15 minutos del partido, por la expulsión de Risso, una exageración de Rapallini.Y tiene razón el delantero, sobre todo por el momento que está pasando el equipo y tratando de salir adelante, esas fueron las mayores virtudes.

El primer tiempo mostraba un Cerruti movedizo y encarador como siempre, juntándose con Blanco, Ortigoza y Beluschi, para la creación de juego, pero con poca profundidad y casi sin llegadas con peligro, al arco de Marcos Díaz. Los locales cedieron pelota y terreno para buscar contraatacar mediante la velocidad de Espinoza y las subidas de Bogado, mientras Wanchope luchaba ante los centrales cuervos, pero también careció de oportunidades claras. El dato durante la primera mitad, fue la lesión de Blandi, que abandonó el campo temprano en el partido y lo sustituyó Cauteruccio.

El segundo periodo arrancó más entretenido y dinámico, con una mayor propuesta ofensiva por parte de ambos, donde San Lorenzo se mostraba más peligroso. Huracán tuvo la suya y fue muy clara , cuando en un intento de salir jugando, Paulo Díaz cometió un error en un pase , que rebotó en Espinoza y derivó en Ábila y este remato ante Torrico, que achicó bien , y luego volvió a tapar ante Montenegro y mandó la pelota al corner.Pero a los 25 minutos llegaría la apertura del marcador para la visita, en una jugada que arrancó con Beluschi por el medio , jugó para Cerruti, este toco a Mussis y fue a buscar la devolución por la derecha, la cual recibió luego de un gran pase del volante central y lanzó un pase rasante al borde del área chica , para que el mismo Beluschi empuje al gol. Ahora los de Domínguez debían tener la iniciativa y hacerse cargo del partido, exponiéndose a posibles contras del ciclón, que tuvo algunas, mal resueltas. Pero las malas noticias seguían en Huracán, ya que minutos después del gol recibido, se quedaba con diez hombres por la equivocada expulsión de Risso, que por una falta que quizás no era ni amarilla, vió la roja.

En la imagen nuestro cronista invitado Primo Vazquez
En la imagen nuestro cronista invitado Primo Vazquez

El partido se iba y las esperanzas también, hasta que en el minuto 93, a la salida de una pelota detenida, Romero Gamarra tomó la pelota por izquierda, tiró el centro pasado y por atrás de todos llegó Espinoza que la devolvió al punto del penal, donde el siempre bien ubicado Wanchope, empalmó de primera y anotó el agónico empate para el delirio de todos los hinchas en el Ducó. Premio para el globo, que nunca se rindió, a pesar de las desventajas y bronca para San Lorenzo, que tenía el clásico casi asegurado y se le escapó en la última. Con este resultado, los de Guede son únicos punteros de la zona 1, con 11 puntos, por lo menos hasta que juegue Rosario Central, que lo sigue con diez puntos y deberá enfrentar a Colón en Santa Fe.

Dejar una respuesta