Ayer, los usuarios de la aplicación fueron sorprendidos por un texto que anunciaba un nuevo sistema de comunicación que garantiza una mayor seguridad en los envíos de los mensajes

Los usuarios de Whatsapp fueron sorprendidos ayer por un mensaje en sus teléfonos, que explicaba que desde ahora usa un sistema de cifrado de datos de extremo a extremo, es decir, que la encriptación de los envíos es completa, desde que se envía, hasta que se recibe la información.

Ha sido un despliegue lento y muy anticipado, pero ya el 100% de los usuarios de la aplicación pueden comunicarse sin que ni siquiera la compañía o incluso la justicia puedan tener acceso a la información que intercambian con sus contactos.

WhatsAppLa nueva opción de seguridad, que no es habitual en los principales servicios de mensajería, será compatible con cualquier cliente de WhatsApp: desde las aplicaciones más avanzadas en Android y iOS hasta la versión para móviles Nokia con sistema S40, pasando por Windows Phone.

Hasta ahora, WhatsApp sólo ofrecía cifrado en tránsito. El nuevo sistema de encriptación, que impide el espionaje, llega sólo unos días después de que se supiera que el Departamento de Justicia de EE.UU. prepara un caso similar al de Apple contra WhatsApp, para tener acceso a los mensajes de un delincuente. El objetivo: garantizar la privacidad total.

El problema y la solución  

Aunque cuenta con más de mil millones de usuarios, WhatsApp se ha ganado una merecida fama de aplicación insegura debido a una serie de fallos de seguridad bastante bochornosos que comenzaron a desgranarse en 2011. Lo que WhatsApp adoptó inicialmente fue un sistema de cifrado en tránsito que protegía los datos mientras se envían, pero no en la aplicación a nivel local.

Para no perder terreno frente a otros competidores en el terreno de la mensajería, se anunció que comenzaría a implementar un sistema de cifrado de extremo a extremo (end to end) en noviembre de 2014. Y ahora, finalmente, llegó la hora.

Dejar una respuesta